“Uno tiene que enamorase con cautela” esa es la frase mas contradictoria y sin sentido que puede existir. 

Anuncios

Crónicas de amor y odio.

Hace una semana usé zapatos altos luego de no usarlos por mucho tiempo, fueron mas de 12 horas en donde por un momento pensé que iba a perder mi capacidad de coordinar mis pasos.

El fin de semana volví a usar zapatos altos, stilettos esta vez, al estar en una boda, y no haber ajustado el ruedo de mi vestido no tenía otra opción,  afortunadamente los zapatos duraron en mi exactamente lo necesario para cumplir el protocolo.

Hoy luego de varios días,  me duelen aún los pies, los tobillos, rodillas y espalda, la salud en general se desmejora al poner todo tu cuerpo a asumir una postura que claramente no es natural, por algo los hombres dejaron de usarlos.

Mas allá de si son o no un símbolo del recalcitrante patriarcado son definitivamente una forma de hacernos daño.

Hay quienes los aman y afortunadamente no experimentan ningún tipo de consecuencia por su uso prolongado, pero al existir sobre peso definitivamente todo se empeora.

Hemos aprendido que los zapatos de tacón nos hacen ver mas sexy,  que son el zapato por excelencia elegante, que tienen mágicos poderes adelgazantes y por supuesto nos hacen ver altas.

La realidad es que todo eso es caca de toro son cosas aprendidas que no necesariamente son ciertas, por supuesto te ves más alta, es andar con un banquito permanentemente, pero la unica forma de verte mas delgada es adelgazando, no hay pociones mágicas. 

Mido 167 centímetros de altura, no soy el Green Giant, pero la altura no es una de mis inseguridades,  luego de tener una semana de resaca “zapatal” he decidido colgar los tacones, se que será un proceso difícil sobretodo para los eventos “elegantes” pero realmente quiero asegurar mi capacidad de moverme por mi misma en los años venideros.

YoNoQuieroSerFlaca

​Yo me alegro por los que tomen la decisión de cambiar sus vidas, tengo un año luchando por bajar de peso por los motivos equivocados, “estar flaca”, yo no voy a estar flaca, yo quiero estar sana, sentirme bien y amar mi cuerpo. Se nos enseña que las gordas no son lindas, que las gordas merecen menos atención y que “tienen suerte” si “consiguen marido”, es tanto lo que me han dicho a lo largo de la vida por estar gorda, gente que me quiere pero que sólo ve las fallas,  que piensan que una mujer gorda no es una mujer con éxito “porque no se conquista a sí misma”. Pase casi 20 años de mi vida con vergüenza de usar camisas sin mangas porque mis brazos son gordos y deben esconderse, hasta hace algunos pocos años ir a la playa era taparme con short y suéter para que la gente no se ofendiera viendo a la gordita. Uno pasa por esa fase de “traumada”, pero poco a poco nos vamos queriendo un poquito más.

El amor propio cuesta,  un día te levantas y te das cuenta de todas las bendiciones que tienes,  pero te cuesta reconocerlas en el día a día, asumirla y agradecerlas para darles el valor que se merecen, que tu mereces y seguir cultivandolas.

Este año no importa que resolución decidas hacer, que incluya amor propio debe ser lo más importante. 

Humana, llena de errores e imperfecciones.

humana, volátil y destructiva.

humana, llena de la fuerza de la vida, aprendiendo a no fallarme . 

humana, cansada de ir detrás y esperando ser buscada.

Humana soy, eso.

They did…¿Do I?

Cumplí 30, de repente, todo a mi alrededor es de 30 años y las cosas pesan un poco más,  o al menos eso se siente, hay 9000 bodas a mi alrededor,  la de mi HERMANITO principalmente (sí, sí, mi hermano menor se casó antes que yo, y para los puristas de las tradiciones ya me clavé la cruz de la hermana mayor y soltera, por suerte ya no nos quedan muchos puristas en el mundo), luego mis amigas, van cayendo una tras otra, con la mirada perdida tras el reflejo de un anillo mientras dicen: Si quiero!

Como es que todas esas cosas que antes carecían de importancia, ahora de repente nos importan y obvio cada quien con sus reservas, pero es como una explosión de sensaciones, todo de repente tiene 30 años, las borracheras adquieren significados especiales porque suceden en ocasiones especiales, los llantos, y adquirimos características especiales de “toda chica de 30″,  AMARGADAS Y A DIETA! 

Es la ultima lucha en contra del deber ser, la última prueba de la vida en la confirmación de nuestro carácter, es cuando todo empieza a “resbalarme”, sea una u otra decisión, acción, pensamiento o idea, adquiere carácter de estrictamente personal, y me chupa un ovario lo que tengan los demás para decir al respecto. Aprendemos a cuidar al otro pero ante todo a cuidarnos a nosotras mismas, la opinión del otro vale, pero la mía también, carajo!

Hago la aclaración, no creo que la felicidad sea únicamente encontrar al “amor de tu vida” y “ser alta, rubia, delgada y joven”, creo que la verdadera felicidad llega cuando te conviertes en el amor de tu vida, y te amas y aceptas tal cual eres.

Es hermoso vivir junto a las amigas,hermanas, primas, y demás mujeres ese momento de “organizar la boda”, pero más hermoso es ver que han logrado construir relaciones duraderas, saludables y que las hacen crecer y sentirse orgullosas de quien son y de quien tienen a su lado.

Todas queremos eso, todas queremos encontrar el amor, ser el amor de alguien, a todas nos emociona un poco pensar en anillos y en propuestas, y todas nos regocijamos en la idea de compartir con nuestra pareja una linda historia de crecimiento y construcción permanente.

En estos días una amiga me decía, “Fulano de tal, está para casarse YA, él sólo quiere que lo quieran”,  no somos solo nosotras, llega ese momento en que ellos también piensan en el compartir la vida con alguien que los haga sentir orgullosos de quien son y de quien tienen a su lado.

Es cuestión, de tener paciencia, construirse individualmente primero y disfrutar la compañía de quien camina a nuestro lado, disfrutar cada segundo del tomar de la mano a quien nos acompaña cada aventura, y vivir, vivir un día a la vez.

Queremos todos amar y ser amados, y con paciencia y seguridad en el proceso las relaciones de pareja se llenan de momentos maravillosos, de sonrisas y sobretodo de confianza y complicidad.

Valoro cada día más mi relación, aprendo cada día de mi pareja, pero sobretodo aprendo cada día más de mi propia capacidad de transformación y construcción a través de eso maravilloso que es hacer las cosas con amor.

a pleno.