estómago.gob

Los últimos seis meses me han parecido seis años…los más felices, los más difíciles y los más reveladores. Me he dado cuenta de que el sistema no tranza con nadie, que si haces las cosas bien es como debes hacerlas y las recompensas no son una constante, uno debe aprender el milenario arte de la auto-recompensa.

Aquí gana quien hace las cosas chuecas, ganan los corruptos, ganan los “más vivos”…si haces las cosas bien, es porque eres mogo, no bueno. Al menos eso es lo que se siente luego de endurecer las paredes estomacales y darte cuenta desde adentro del sistema que nada sirve, que nada es como debe ser y que el bien común se queda en el papel.

¿Soy feliz?, sí, tanto como para entender que los sacrificios son parte de la felicidad, la parte que hace a la felicidad ser posible. ¿Estoy dónde creo que debo estar? Sí, sólo sintiendo lo incómodo puedes definir que quieres y hacia donde debes ir.

Lo que no logro entender es ¿cómo mierda hace la gente para sentirse positiva y realizada? Yo creo que se compran cosas, tienen y tienen y basan su entera felicidad en tener más y más, es el efecto placebo.

O quizás encuentran placer en joder y oprimir a otros, hacer sentir menos a otro para yo sentirme un poco mejor, créanlo, hay gente así de enferma. Y hay gente tan insegura que se venden con tal de ser “apreciada” por todos.

¿estoy feliz en donde estoy a pesar de que sé que debo estar en este lugar? NO.

La felicidad y los sacrificios, de la mano, juntitos, siempre.

Anuncios

soltar

cap.1

el hogar.

Volver después de estar perdida, volver al hogar, a mi madre, al seno de mi familia, a la casa de siempre, las paredes de siempre, con el jardín de siempre, y los vecinos de siempre, pero ya nada era como siempre.

volver al lugar y darme cuenta que el hogar va con uno, lejos de las paredes, y los jardines, y los vecinos. El hogar va en el amor, donde esté, estás.

cap.2

reinvento.

vocación vs. ¿ambición?. apuesta segura a ganador, sin saber cuando es el juego, cuando lo anuncian, ni como saber si ganaste. Pero, ¡lo hiciste, ganaste! lo sabes, lo sientes, tienes más de lo que tenías antes, y tienes más espacio para lo nuevo.

no a la traición de los ideales. que el amor a aquello en lo que creemos es lo que nos hace verdaderamente libres.

cap.3

madre.

el hogar. sin ella, nada. con ella, todo. el tiempo cobra lo que perdió y te llena de energía, sabes que puedes volar, pajarito.

cap.4

los otros.

– no necesito más amigos.

– ¿quién dijo que tienes amigos?

– …

– nosotros somos familia. 

– eso. que no necesito a más nadie.

corazón lleno en el instante en que re-evalúas todo a tu alrededor.

cap. 5

el amor.

el amor llegó y para quedarse, para reinventar en equipo todo lo que nos dijeron que debe ser, pero sabemos que es distinto. el amor y su mirada, su sonrisa, sus palabras.

el amor, es todo lo que él es y lo que somos juntos.

cap. 6

nada es el final, hasta que todo se termina.

reconocerse como un proceso constante, en donde el principio el fin se confunden a cada respiro, en lo que somos, fuimos, dejamos de ser y sobre todo en aquellos que queremos ser, porque a pesar de todo, lo único que no te quitan es la dignidad de saber que eres dueñx de tu propia y constante construcción.

cap. 7

Cree creando

cuando menos crees en tu capacidad de crear, alguien más cree en ti.

(gracias por eso!)

soltar para no apretar nunca más.

“When there is nothing left to burn, you have to set yourself on fire.” 

(“Cuando no queda nada para quemar, tienes que prenderte fuego”)

 

 

Primero, lo primero.

Hoy en la mañana y con el “día de la mujer” en mente, le estuve dando vueltas a distintas ideas sobre lo que sé y lo que puedo hacer, ser y pensar en este tiempo que me toca, a propósito de eso y de mi constante interés en cuestionarme todo y debatirlo, le mandé a algunos conocidos la misma pregunta, mujeres heterosexuales, mujeres homosexuales, hombres heterosexuales y hombres homosexuales, de derecha y de izquierda, y de ningún lado.

La pregunta era:

¿Es correcto equiparar la lucha por los derechos de la comunidad LGBTI a la lucha por los derechos de las mujeres?

Seguir leyendo “Primero, lo primero.”

para-ahora

reconocí al amor de mi vida en el momento más extraño, tantas veces nos habíamos visto, sin embargo un día de la nada existimos en el otro. reconocí al amor de mi vida luego de habernos dado muchos abrazos, cuando un día sus manos se aferraron fuerte a mis caderas, se hicieron permanentes. reconocí al amor de mi vida luego de que entendí todo lo que no era el amor, y nos dimos cuenta de que siempre estuvimos, sin estar, siempre fuimos sin ser. y así, nos reconocimos, y empezamos a ser y a estar, no sé si parasiempre, pero sé que para-ahora.