soltar

cap.1

el hogar.

Volver después de estar perdida, volver al hogar, a mi madre, al seno de mi familia, a la casa de siempre, las paredes de siempre, con el jardín de siempre, y los vecinos de siempre, pero ya nada era como siempre.

volver al lugar y darme cuenta que el hogar va con uno, lejos de las paredes, y los jardines, y los vecinos. El hogar va en el amor, donde esté, estás.

cap.2

reinvento.

vocación vs. ¿ambición?. apuesta segura a ganador, sin saber cuando es el juego, cuando lo anuncian, ni como saber si ganaste. Pero, ¡lo hiciste, ganaste! lo sabes, lo sientes, tienes más de lo que tenías antes, y tienes más espacio para lo nuevo.

no a la traición de los ideales. que el amor a aquello en lo que creemos es lo que nos hace verdaderamente libres.

cap.3

madre.

el hogar. sin ella, nada. con ella, todo. el tiempo cobra lo que perdió y te llena de energía, sabes que puedes volar, pajarito.

cap.4

los otros.

– no necesito más amigos.

– ¿quién dijo que tienes amigos?

– …

– nosotros somos familia. 

– eso. que no necesito a más nadie.

corazón lleno en el instante en que re-evalúas todo a tu alrededor.

cap. 5

el amor.

el amor llegó y para quedarse, para reinventar en equipo todo lo que nos dijeron que debe ser, pero sabemos que es distinto. el amor y su mirada, su sonrisa, sus palabras.

el amor, es todo lo que él es y lo que somos juntos.

cap. 6

nada es el final, hasta que todo se termina.

reconocerse como un proceso constante, en donde el principio el fin se confunden a cada respiro, en lo que somos, fuimos, dejamos de ser y sobre todo en aquellos que queremos ser, porque a pesar de todo, lo único que no te quitan es la dignidad de saber que eres dueñx de tu propia y constante construcción.

cap. 7

Cree creando

cuando menos crees en tu capacidad de crear, alguien más cree en ti.

(gracias por eso!)

soltar para no apretar nunca más.

“When there is nothing left to burn, you have to set yourself on fire.” 

(“Cuando no queda nada para quemar, tienes que prenderte fuego”)

 

 

Anuncios

Primero, lo primero.

Hoy en la mañana y con el “día de la mujer” en mente, le estuve dando vueltas a distintas ideas sobre lo que sé y lo que puedo hacer, ser y pensar en este tiempo que me toca, a propósito de eso y de mi constante interés en cuestionarme todo y debatirlo, le mandé a algunos conocidos la misma pregunta, mujeres heterosexuales, mujeres homosexuales, hombres heterosexuales y hombres homosexuales, de derecha y de izquierda, y de ningún lado.

La pregunta era:

¿Es correcto equiparar la lucha por los derechos de la comunidad LGBTI a la lucha por los derechos de las mujeres?

Seguir leyendo “Primero, lo primero.”

para-ahora

reconocí al amor de mi vida en el momento más extraño, tantas veces nos habíamos visto, sin embargo un día de la nada existimos en el otro. reconocí al amor de mi vida luego de habernos dado muchos abrazos, cuando un día sus manos se aferraron fuerte a mis caderas, se hicieron permanentes. reconocí al amor de mi vida luego de que entendí todo lo que no era el amor, y nos dimos cuenta de que siempre estuvimos, sin estar, siempre fuimos sin ser. y así, nos reconocimos, y empezamos a ser y a estar, no sé si parasiempre, pero sé que para-ahora.

YoNoQuieroSerFlaca

​Yo me alegro por los que tomen la decisión de cambiar sus vidas, tengo un año luchando por bajar de peso por los motivos equivocados, “estar flaca”, yo no voy a estar flaca, yo quiero estar sana, sentirme bien y amar mi cuerpo. Se nos enseña que las gordas no son lindas, que las gordas merecen menos atención y que “tienen suerte” si “consiguen marido”, es tanto lo que me han dicho a lo largo de la vida por estar gorda, gente que me quiere pero que sólo ve las fallas,  que piensan que una mujer gorda no es una mujer con éxito “porque no se conquista a sí misma”. Pase casi 20 años de mi vida con vergüenza de usar camisas sin mangas porque mis brazos son gordos y deben esconderse, hasta hace algunos pocos años ir a la playa era taparme con short y suéter para que la gente no se ofendiera viendo a la gordita. Uno pasa por esa fase de “traumada”, pero poco a poco nos vamos queriendo un poquito más.

El amor propio cuesta,  un día te levantas y te das cuenta de todas las bendiciones que tienes,  pero te cuesta reconocerlas en el día a día, asumirla y agradecerlas para darles el valor que se merecen, que tu mereces y seguir cultivandolas.

Este año no importa que resolución decidas hacer, que incluya amor propio debe ser lo más importante.