“especialista”

hola 2015, por lo visto este año viene lleno de decisiones, todo bien ya pasó el primer mes y casi no lo vi, aun sigo con mi compu dañada por eso tengo un bajón ya casi permanente y no logro escribir regularmente, me hace falta eso de contarle al mundo (sin importarme si le interesa) lo que pasa por mi vida en este momento, catarsis personal que le dicen.

por el momento, luego de que una bacteria imposibilitara mi existencia en la segunda mitad de enero mi año comienza ahora en febrero, en san luis, tranquila, pensando, relax.

muchas personas podrían pensar que la vida de estudiante mantenido a los 28 años no puede ser otra cosa que solo relax, pues no, el stress por no conseguir trabajo, tener que terminar una maestría que no me gusta porque se lo debo a mi vieja, saber que no puedo quedarme en este país porque simplemente no hay forma de crecer y saber también, que volver al mío significa volver a un gran teatro en donde todos simulan ser algo.

viendo Girls, la serie de tv de chicas gringas de 25 + que se plantean dilemas de vida como el ¿que carajos quiero hacer?, el donde ir y el que hacer no es tan fácil, la salida fácil es tomar el molde pre fabricado y acomodarte a el, hacer las cosas “como debe ser” no como realmente te gustaría que fuera tu vida.

creo que eso me llevo del sur, de Argentina, la capacidad de tomar siesta porque es mas importante no saturarse porque la vida es larga, poder compartir un mate por el simple placer de no estar sola, hablar de todo y no tomarse personal nada, en fin, ser un poco mas fuerte.

resulta que este año con la finalización, real, de materias, la presentación de la tesis, que no tengo N.P.I que hacer, y la entrega de todos, los mil y un, trabajos finales me convertiré en Especialista en Derechos Humanos, y mi pregunta es ¿eso que es?, llevar saco y corbata, viajar por el mundo hablando de las cosas como deberían ser, resaltando las cosas “malas” que hacen los Estados en contra de las personas y viendo como se diluye en una “condena diplomática y económica” que no asegura la no repetición? Todos los días los DDHH tienen para mi más sentido, pero también pasa que no encuentro la forma de plantear algo coherente, sin caer en los formalismos absurdos, sin caer en la cátedra de cuello blanco, sin caer en la estúpida idea de que porque se hable de DDHH ya los conoces.

Artist: Banksy
Artist: Banksy

Es horrible el conflicto, al menos para mi, porque no me interesa que me sigan las personas de X partido político, porque en realidad no me interesa que me inviten a dictar una conferencia, porque no quiero un puesto en la ONU, si algo he aprendido de DDHH es que la única forma de lograr que algo tan hermoso sea real es educando a todos los individuos sobre la importancia de la existencia del otro, me explico? aún trabajo en esta idea sin tener que utilizar palabras trilladas como respeto, igualdad, equidad, etc. que no por trilladas son erradas, es solo que al parecer ya el común de las sociedades las omite automáticamente.

cuando empezaba la maestría un chico me dijo que los D.D.H.H. eran una gran mentira, recuerdo mi indignación, recuerdo que tenía una idea exagerada, sublimada, idealizada, ahora entiendo que quizás su argumento pueda tener validez, pero no porque los DDHH sean una mentira, sino porque es una mentira que los Estados se lo tomen con la seriedad que deberían, en realidad la veracidad de los DDHH se demostrará en la medida en que los “especialistas” lleven su conocimiento a las personas, todas, en todos los pueblos, entonces desde la raíz nacerá la verdadera existencia de los Derechos Humanos,

reconstruir

Ya estoy sentada en la casa de mi madre, en mi tierra, en mi clima, con la presión atmosférica a la que estoy acostumbrada, de repente es como si todos esos factores fueran determinantes en mi estado anímico, yo sé que todo depende de la actitud pero definitivamente que no hay lugar como el hogar, y eso que el hogar está en donde nos sintamos más cómodos, en mi caso corresponde con la tierra que me vio nacer y eso me llena de alegría.

puzzle2He estado pensando mucho, ya saben las típicas reflexiones de fin de año que enriquecen la vida y cada año nos sorprendemos a nosotros mismos por la madurez alcanzada.

2013, representó cambios, liderados por la mudanza de país, me fui a Argentina a vivir en donde aprendí que soy muy afortunada por vivir en un país tan maravilloso, pero más allá de la nostalgia y de lo mucho que ame a mi país y mi cultura me di cuenta de que nos falta aprovechar y construir en base a lo que nos hace afortunados, llevando esa idea al ámbito personal.

La clave está en reconstruir con los materiales que tenemos disponibles, reconstruir las relaciones, los momentos, darle una segunda oportunidad a aquellas estructuras que ya creíamos establecidas y fijas, permitirnos vivir a pleno, amar y ser amados, a todo y a todos.

He decidido darle la oportunidad a la vida de sonreir para mi y de recibir una sonrisa a cambio, tengo mucho por lo que dar gracias, tengo mucho por lo que comenzar de nuevo a mirar profundo en las cosas y momentos que valen la pena, hay que reconstruir sobre las bases de lo que somos para ser más firmes, más estables, mejores.

prendiendo hogueras

hoy es 21 de junio, un día normal para la mayoría, pero especial para todos al mismo tiempo, quizás sin darnos cuenta hoy pasamos experiencias que quizás creamos coincidenciales pero que son en realidad conspiraciones del universo.

No, no me he vuelto loca, sólo que no  podemos por ningún motivo ignorar nuestra parte espiritual, lo que nos hace ser, lo que en muchas ocasiones es nuestra causa y efecto.

Hoy según las tradiciones de las antiguas culturas es un día en que podemos pedir al universo que se lleve todas esas cosas que nos aferran a la desdicha, que el sol nos dé la fortaleza para aceptar que todo fluye, incluso aquello que permanece, tiene su peculiar forma de fluír. El solsticio de verano.

ir y devenir en constante angustia, morir de amor, morir de cabreo, morir de impotencia, morirnos tantas a veces a lo largo de nuestra vida para luego no poder estar paz.

todo se resuelve con la propia e infinita voluntad de saber que lo más necesario es *sabiduría para aceptar las cosas que no podemos cambiar, fuerza para dejar ir aquello que cumplió su ciclo y determinación para cambiar lo que depende de mí*

sólo debemos vivir, felices y disfrutar esta vida para que al final podamos llevarnos algo, algo que realmente anime a nuestro espíritu a seguir su busqueda del camino rumbo al todo.

hay que prender una hoguera personal, quemar lo que duele, lo que pesa,  lo que no nos deja ser, suspirar junto al humo de lo que fue para luego poder beber lo que viene, esos corazones rotos que entregamos para que los recarguen de magia, para que el sol y las estrellas llenen de luz, preparándonos para buscar otra luz y poder superar las oscuridades que presente el camino, prepararnos para lo que será. Lo que desde este segundo vamos a construir, con la fuerza, sabiduría y determinación infinitas que el universo nos puso cuando nos convirtió en humanos, cuando nacimos del polvo de las estrellas.

un año

hace un año...me costaba casi 20 fotos conseguir una sonrisa creíble, que yo misma me la creyera.

Dónde estabas hace un año? Yo estaba donde debía estar, a diferencia de hoy que estoy donde quiero estar, viendo fotos de hace un año exacto puedo decir que mi vida ha hecho un giro tan abrupto, tan impresionante, tan marcado, no es sólo ver las miles de fotos que me tomaba a diario, como para confirmar quien era, hoy poco recuerdo si quiera mirarme al espejo, hace un año quería con locura, esperaba una llamada al día, suplicaba por poder ver una sonrisa, hoy día llamo a quienes quiero escuchar y disfruto cada sonrisa que el día me regala.

Hoy hace un año estaba obsesionada con verme bien para alguien, sin importar mucho lo que yo pensara, vivía la vida trepada en zapatos muy altos y la comodidad carecía de importancia, hoy hace un año todo lo que mi madre dijera me sonaba a una lección antigua o repetida, la misma cantaleta de siempre, hoy la busco, me acuesto en su regazo y la dejo hablar, hoy hace un año no sabía que iba a hacer en los siguientes minutos, hoy la verdad no me importa, sé donde está mi meta, pretendo disfrutar el camino que la vida me ponga por delante, lo único seguro es que voy a caminar con paso firme para llegar.

hoy, hace falta sólo una que aunque no sea la mejor sonrisa, refleje toda la alegría de saber que estoy donde quiero estar.

Hoy hace un año, pasan tantas cosas en un año, tantos llegan y tantos por ahí mismo se van, algunos se quedan y otros simplemente notas que nunca estuvieron, en un año muchos regresan y tu decides volver a muchos lugares, en un año pasan cosas, en un año te haces, te refuerzas, tocas fondo y creces.

vive, haz lo que quieras y no jodas a nadie.

Un paisaje para pensar!

Esa fue la conclusión de mi fin de semana, Kuna Yala es uno de esos lugares en el mundo que hay que ver antes de morir, y está justo aquí, en el patio de mi casa, bueno en mi país, y en 25 años de vida no había ido ni una sola vez, imperdonable, pero finalmente fui y tuve la oportunidad de compartir con un grupo de personas maravillosas, una familia finlandensa, si, de Finlandia, de allá de donde es el Absolut, cuando en la vida iba yo a imaginar conocer personas que de tan lejos vinieron a esta pequeña tierrita a conocerla, a visitar un paraíso como lo es Kuna Yala con sus 360 y tantas islas, un suizo trotamundos que usa de consigna hacer lo que le da la gana sin joder a nadie, y dos chicas de la Cruz Roja Intl. a una de las cuales conocí por el Ultimate, en fin el grupo fue muy ameno, la verdad que sentir las diferencias culturales te hacer ver todo de manera distinta y una parte de mí extrañaba muchísimo la melosidad de mis amigos latinos, las carcajadas sin sentido, y los comentarios con doble sentido, pero al fin que no iba a escribir de las diferencias culturales, ni del viaje, sólo lo usaba como base para iniciar. (en realidad quería decirles que tuve un amazing weekend en el paraíso Kuna Yala, y ustedes no, seh! a veces soy así.)

Cuantos años de nuestra vida pasamos haciendo lo que los demás o sea la llamada “sociedad” espera de nosotros?, principalmente lo que nuestra familia con sus costumbres y creencias colectivas espera que hagamos, que adoptemos esa ideología familiar acerca de como deben hacerse las cosas, como debe vivirse la vida, atreverse a ser diferente y a no tomar los moldes familiares sino crear otros es un movimiento arriesgado que puede llenarte de satisfacción, pero como todo lo atrevido, viene con muchos sacrificios.

Pero hay un momento en que definitivamente te tienes que dar cuenta que el único dueño de tu vida eres tú, y obviamente tus padres y demás familiares quieren lo mejor para tí, pero lo mejor suele ser bastante subjetivo, por ejemplo, tus padres desde que naces planean todo lo que ellos consideran que deberás hacer, como deberás vivir, que deberás estudiar, donde, con quien deberás salir, en fin escriben un argumento de cómo deberá ser tu vida, y lo hacen con el mejor de los propósitos, pero al final somos todos humanos y en esa planeación de tu vida se cuelan muchísimos deseos y sueños que ellos quisieron haber vivido y no pudieron.

Salir del molde que tus viejos quieren para tí es toda una acción de valentía, pero siempre siempre hay que mantener una sola consigna, vive como te dé la gana pero sin joder a nadie! no hay otra opción, la única forma de ganar respeto es dejar claro que no es que no valores lo que tu herencia familiar genética, ideolégica o económica quiere para tí, es que simplemente lo que tu eres, que al final es resultado de muchas cosas y entre esas lo que tu familia te inculca, no se alinea a los planes de los otros para tí.

Sólo puedes controlar dos cosas, las decisiones que tomas y como actúas frente a las consecuencia de estas decisiones, no puedes pretender controlar las reacciones de los demás, eso es trabajo de ellos y por más amor que haya de por medio si quieres vivir tu vida como mas cómodo te sientes debes aplicar la regla número uno de nuestra naturaleza humana: ser un poco egoísta y pensar en lo que tu quieres, al final la regla emocional número uno de los humanos es que siempre siempre vamos a amar a los nuestros, sin importar nada, y ese amor de la sangre es lo que nos da la fuerza para atrevernos a vivir como nos dé la gana…y sin joder a nadie!

😉

antes del final de tu vida

somos expertos en usar máscaras, en colocarnos armaduras que alejen a los demás, que nos den fuerza suficiente para poder vernos al espejo y sentir un poco de agrado con nosotros mismos, que nos pasa? porqué fingimos? porqué ante nosotros mismos? pensamos que engañarnos a nosotros mismos es el primer paso para complacer a los demás, darle al mundo lo que el mundo espera recibir de mí, no lo que yo realmente quiero y sé que puedo dar.

todo un perfecto montaje que queda to tal men te arruinado cuando conseguimos mirarnos a los ojos, muchas veces somos como los payasos o como los luchadores, unos fingen estar felices todo el tiempo y los otros fingen tener el poder, el control, y no importarles más nada, y el mundo se cree el espectáculo, o al menos lo queremos creer, hasta que el maquillaje se quita y las máscaras se caen.

¿nunca te ha tocado ver en los ojos de alguien y sentir que ves tu propio reflejo? cuando fuimos hechos, humanos, básicos y complejos al mismo tiempo, la paradoja más compleja de la existencia en el universo, nosotros, capaces de vivir lo único que tenemos de tiempo, una vida, fingiendo para agradar a los demás, para no permitir que nos lastimen o por temor a aceptar ante nosotros mismos que nos damos vergüenza, que nos hemos fallado, lo que al final es aún más estúpido y muchas personas logran descubrirlo al final de una vida de teatro, somos nuestras decisiones, no hay porque avergonzarse, no hay que permitir que los juicios ajenos nos conviertan en cárceles perennes que pasaron una vida sin vivir.

tenemos un defecto de fábrica, los ojos, no podemos maquillar una mirada, no podemos enmascarar ese grito silencioso, mudo, inaudible que sale de los ojos de nuestra alma. Para entrar en otros y entregarse por completo, contar nuestra historia sin necesidad de una sola palabra, y así, sentir que nos quedamos encarcelados, prisioneros de una mirada que desnudándose nos desnudó.

al final de que vale ir por la calle escondiéndonos si en el ocaso de nuestra existencia lo único que anhelaremos es haber encontrado un alma en donde refugiar la propia.

¿quién eres? ¿hasta cuándo vas a evitar atreverte a ver?